Aptitud

¿Qué es el movimiento de yoga para la grasa de la espalda?

¿Qué es el movimiento de yoga para la grasa de la espalda?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Practica yoga para tonificar y fortalecer tu cuerpo, incluidos los músculos de la espalda.

Jupiterimages / Polka Dot / Getty Images

El yoga, combinado con ejercicio cardiovascular y una dieta saludable, quema calorías y desarrolla músculos, lo que ayuda a reducir la grasa en general. Para desarrollar músculos para una espalda tonificada, realice una serie de posturas de yoga que fortalezcan la parte superior de la espalda, la espalda baja y los hombros. Al igual que cualquier ejercicio, el yoga debe practicarse regularmente para ver los beneficios. Practique estas asanas tonificantes tres o más veces por semana.

Pose de puente

La postura del puente tonifica la espalda baja cuando se practica regularmente. Esta asana también estira el pecho, el cuello y la columna mientras rejuvenece las piernas cansadas. Para realizar la postura del puente, acuéstese boca arriba. Dobla las rodillas y acerca los talones lo más cerca posible de las nalgas. Tus pies y muslos deben estar paralelos. Levanta las nalgas del piso mientras alcanzas tu pelvis hacia el techo. Concentra tu peso en tus pies y hombros. Si es posible, agarre los talones o junte las manos debajo de las nalgas. Alinee las rodillas sobre los talones y empújelas lejos de las caderas. Permanece en esta postura durante 30 segundos a un minuto. Libere sus manos y salga de la postura del puente bajando la columna a un ritmo lento.

Pose de hombros

Shoulderstand es una postura invertida que fortalece los músculos centrales. Esta asana tonifica la parte superior e inferior de la espalda mientras estira los hombros y el cuello. Para realizar la postura de los hombros y la postura, acuéstese boca arriba. Extiende tus brazos directamente a tu lado. Levanta los pies, piernas y caderas del suelo. Mantenga los codos separados al ancho de los hombros y coloque las manos sobre la espalda para apoyarse. Dobla las rodillas hacia el torso. Lentamente estira las piernas y levántalas hacia el techo mientras alargas la columna vertebral. Apunta tus dedos de los pies. Descansa sobre tus brazos y mantén la cabeza y el cuello rectos. Mantén la postura durante 30 segundos y aumenta lentamente hasta mantener la postura por hasta cinco minutos. Para salir de la postura, flexiona las rodillas hacia el torso mientras te alejas lentamente de la posición.

Pose de perro mirando hacia abajo

El perro que mira hacia abajo tonifica la espalda superior e inferior. Esta asana también fortalece tus brazos y piernas mientras estira tus hombros, isquiotibiales, pantorrillas y arcos. Para realizar esta postura, comience de rodillas con las manos alineadas debajo de los hombros y las rodillas alineadas debajo de las caderas. Enfoca tu peso en las puntas de tus pies mientras levantas las caderas hacia arriba. Su cuerpo debe formar un "V" invertido. Sus brazos y piernas deben estar rectos sin bloquear los codos o las rodillas. Active los omóplatos, mantenga los talones lo más cerca posible del piso y enfoque los ojos en los dedos de los pies. Mantenga esta pose de uno a tres minutos. Sal de esta pose volviendo lentamente sobre tus manos y rodillas.

Consejos y advertencias

El yoga se considera seguro para la mayoría de las personas, pero hable con su médico antes de comenzar cualquier nuevo programa de ejercicios. Al comenzar su práctica de yoga, tome clases para que un instructor capacitado pueda guiarlo y ajustar sus posturas para evitar lesiones. Algunas posturas son difíciles para los principiantes, por lo que los instructores de yoga proporcionarán modificaciones y también le indicarán qué posturas son seguras. Algunas posturas, como las inversiones, no deben ser practicadas por mujeres embarazadas o que menstrúan.